sábado, 4 de junio de 2011

Llanto.

Y lo peor.. no era el llanto sonoro que se extendió tres kilómetros a la redonda, lo peor era el desvanecimiento de sus sueños , de las oportunidades, del esfuerzo , de las ilusiones de avanzar. Todo a pique, todo se desmoronó , y entonces, el llanto dejó de ser llanto , y las lágrimas se desbordaban por sus ojos sin consuelo.
No está todo perdido , pero las derrotas nos provocan desilusión , nos esfuman la esperanza..
Pero...¿Qué sería de los sueños si se cumplieran siempre a la primera? ¿Qué sería del triunfo sin derrota?

No hay comentarios:

Publicar un comentario